Por qué elegir CAU?
La Universidad Carlos Albizu esta considerada entre las primeras universidades que confieren grados doctorales a hispanos.
Display by Campus:
Display Only:
Ataques terroristas y su letalidad colectiva

Published on lunes, 23 de noviembre de 2015

Ataques terroristas y su letalidad colectiva

Cómo lo ocurrido en París ha imactado la psiquis de los ciudadanos

Por Alfonso Martínez-Taboas, Ph.D.

Universidad Carlos Albizu

 

            Varias décadas de investigación sistemática han permitido revelar una parte del proceso que lleva a los seres humanos a cometer actos de terrorismo, en especial cuando los actos consisten de acciones planificadas en donde los actores de estos hechos desean obtener un número alto de personas muertas y mutiladas, independientemente de su edad y género. Los acontecimientos que estamos presenciando en Francia son un elocuente ejemplo de este tipo de planificación.

            La pregunta es: ¿cómo es posible que otros seres humanos ejecuten a mansalva a poblaciones civiles que están ajenos a la milicia? Este tema es uno complejo, pero se puede sintetizar de la siguiente manera. Usualmente, las personas que llamamos “terroristas” provienen de grupos que están siendo atacados o invadidos por personas con otras etnias, razas o religiones. Muchas veces, los llamados terroristas no cuentan con un ejército letal que pueda ser efectivo para combatir a su enemigo. Por lo tanto, los ataques sistemáticos a civiles son la respuesta para asustar, aterrorizar o amenazar a sus enemigos.

            Varios estudios revelan que este proceso se puede analizar como un proceso espiral ascendente. Comienza con un sentido de injusticia, coraje y ansiedad social. Una vez el enemigo es identificado, se toma como posición filosófica el que el fin justifica los medios. Las personas que entran activamente en grupos terroristas suelen mostrar convicciones profundas religiosas o ideológicas que pocas veces permiten la duda de sus acciones. Esto se facilita con una ausencia de ambigüedad moral; esto es, la persona ve el mundo como “ellos” versus “nosotros”; “cielo” versus“infierno”; el “bien” contra “el mal”. Este pensamiento dicótomo muchas veces es efectivo y necesario para apartarse del dolor que el enemigo pueda sufrir. Aquí entonces entra en juego lo que se conoce como la “deshumanización” del otro. Este concepto implica que los “otros” ahora son vistos con características inhumanas e inmorales. Por eso es popular dirigirse a las víctimas como “cerdos”, “ïnfieles”, “pecadores”, o “plagas”. Por lo tanto, este mecanismo sobrepasa mecanismos inhibitorios que usualmente crearían una disuasión para cometer dichas barbaries. Finalmente, el atacante entiende que la violencia es la única y válida opción.

            Los llamados “terroristas” usualmente actúan concertadamente con grupos de personas que coinciden plenamente con su percepción de que están atacando un mal social, haciendo limpieza de personas indeseables, buscando lograr una comunión con Dios o algún líder ideológico. En el caso de terrorismo por motivos religiosos, no es inusual que se mantengan creencias firmes de que Dios aprueba dichas conductas y que los mártires serán ampliamente recompensados en el más allá. La cita de libros sagrados, a veces tomados fuera de contexto, animan a estas personas a sentirse privilegiados en esta guerra “santa”.

            Aquí precisamente está la complejidad del asunto. Los llamados terroristas no son fáciles de extinguir ni de atrapar, ya que, contrario a un ejército de soldados que están ubicados en un perímetro particular, los “terroristas” pueden estar en cualquier lado. No necesitan un capitán ni un general; sólo necesitan su firme convicción de que sus actos son necesarios, justos y hasta en muchos casos, con la aprobación divina. Por lo tanto, dentro de la mente de un “terrorista” cavilan pocas dudas, ya que el sufrimiento de niños, mujeres u hombres no combatientes le es indiferente. No hay empatía con el dolor ajeno; en todo caso el enemigo cuenta con atributos negativos y nefastos que no ameritan compasión.

            De esto se puede predecir que la lucha con estos grupos extremos que endosan el concepto de “guerra santa”, no será fácil. Difícilmente pueden ser derrotados con tanques y aviones. Los países Occidentales tienen un reto de cómo debilitar y extinguir lo que a todas luces es un movimiento que se ha esparcido por múltiples naciones, y en donde el odio, el rencor y el fanatismo fundamentalista son las armas a derrotar.

Rate this article:
No rating
Comments (0)Number of views (20228)

Author: Anonym

Categories: Campus, Miami Campus, , News

Tags:

Please login or register to post comments.

San Juan location
151 Calle Tanca San Juan, PR 00901
Tel: (787) 725-6500 Fax: (787) 721-7187
Miami location
2173 NW 99th Avenue Miami, Florida 33172 Tel: (305) 593-1223 Fax: (305) 592-7930
Centro Universitario de Mayagüez
56 Calle José De Diego, Mayagüez, P.R. 00680 Tel: (787) 838-7272 Fax: (787) 721-7187
  • American Psychological Association
  • American Speech-Language-Hearing Association
  • Middle States Association of Colleges and Schools
  • Commission for Independent Education